Publicado: 16 de Diciembre de 2014 a las 15:32

Prevención y control de la legionelosis en cualquier tipo de instalación, cumpliendo escrupulosamente los dictados de los anexos del R.D. 865/2003 por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.

La legionella es una una bacteria ambiental capaz de sobrevivir en un amplio intervalo de condiciones físico-químicas, multiplicándose entre los 20 y los 45 grados centígrados, destruyéndose a los 70 grados centígrados. Su nombre científico es Legionella pneumophila. Su hábitat natural es el agua, y en condiciones favorables de temperatura y alimento puede proliferar, convirtiéndose en su problema de salud pública. Produce neumonía o fiebre de Pontiac. El cuadro clínico suele ser de fiebre, malestar, tos, cefalea, náuseas, dolor torácico, escalofríos… La enfermedad se contrae por inhalación de gotas de agua, de tamaño minúsculo, contaminadas con la bacteria. Se considera población de máximo riesgo a las personas ancianas o con problemas respiratorios previos ya que su contagio puede acarrearles incluso la muerte.

¿Por qué hay que prevenirla?

NECESIDAD SOCIAL:

La legionella causa las suficientes muertes como para poner todos los medios a nuestro alcance para su prevención y la de cualquier otra enfermedad que pueda ser provocada por nuestras instalaciones.

NECESIDAD LEGAL:

Cumplimiento del R.D. 865/2003 por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.

El artículo 2 del R.D. 865/2003 establece como instalaciones de mayor riesgo de proliferación de legionella:

  • Torres de refrigeración y condensadores evaporativos:
  • Sistemas de agua caliente sanitaria con acumulador y circuito de retorno.
  • Sistemas de agua climatizada con agitación constante y recirculación a través de chorros de alta velocidad o inyección de aire (spas, jakuzzis,…).
  • Centrales humidificadoras industriales.

El artículo 4 del R.D. 865/2003 establece que “los titulares de las instalaciones descritas en el articulo 2 serán responsables del cumplimiento de lo dispuesto en este R.D. (…) con el fin de que no representen un riesgo para la salud pública.”

Desde nuestra empresa le ofrecemos una inspección pormenorizada de su instalación con el fin de acondicionarla al estricto cumplimiento del R.D. 865/2003, diseñándole un plan de prevención y control de la legionelosis perfectamente documentado y personalizado.