Publicado: 28 de Abril de 2015

La infestación de termitas es algo muy habitual, especialmente en las construcciones localizadas en los cascos antiguos de las ciudades españolas.

Estos insectos, presentes en las zonas tropicales y subtropicales del planeta, se alimentan de la celulosa contenida en la madera (xilófagos) y representan una de las agresiones más peligrosas que pueden sufrir las estructuras de madera de un edificio, ya que los daños permanecen en la mayoría de las ocasiones ocultos. Son capaces de atravesar cualquier material, incluido el hormigón, y al ser una plaga silenciosa -ni se ven ni se oyen- su capacidad de actuación es aún más rápida. Cuando se detectan, generalmente, ya han destruido el patrimonio poniendo en riesgo la salud del edificio y, en consecuencia, la seguridad de sus inquilinos.

En España, es cada vez más frecuente la detección de graves problemas en las construcciones a consecuencia de las termitas. Por ello, en el año 2012, se creó un Grupo de Trabajo de “Expertos en Termitas” (Subcomité 4 del CTN 56/54 Protección de la madera), en el que participa la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA). El grupo ha celebrado su última reunión el pasado día 19 de marzo y avanza en la elaboración de un Protocolo de actuación en cascos urbanos afectados por ataques de termitas subterráneas, así como en la confección de un mapa de termitas para conocer las zonas más afectadas por esta plaga en España, la detección y los principales tratamientos.