Publicado: 28 de Abril de 2015

Cuando se diseña un edificio de viviendas normalmente no se tiene en cuenta la amenaza que suponen las plagas urbanas: a través de los sistemas de saneamiento o arquetas, las cucarachas y ratas pueden acceder a nuestros hogares; arbustos y vegetación alta en los jardines interiores pueden ser lugares de cobijo para muchas especies; oquedades y ciertos ornamentos sirven como anidamiento a palomas.

Algunos consejos para prevenir su aparición es la eliminación de fuentes de humedad y fuentes de alimentos para las plagas, es decir, buena limpieza (es fundamental no dejar alimentos o agua sin tapar a su alcance, limpiar los restos de comida de las mesas y encimeras, las bolsas y los cubos de basura deben estar bien cerrados para evitar olores atrayentes...); la colocación de mosquiteras en ventanas; mantener una ventilación adecuada para eliminar olores y temperatura no excesiva, así como una limpieza periódica de trasteros y otras posibles fuentes de anidamiento, son algunos buenos consejos. Asimismo, para impedir las plagas se instalen definitivamente en nuestros hogares, también debemos corregir aquellos defectos estructurales que permitan su entrada ya que sus vías de acceso son múltiples -sumideros, grietas en las paredes y zócalos, puertas y ventanas que no cierran adecuadamente, pasos de conducciones (gas, agua, teléfono, electricidad...) mal sellados o sin sellar, desagües obturados, zonas húmedas en paredes exteriores que inciden en el interior-.

Por otra parte, el mantenimiento es prioritario para prevenir la proliferación de estas especies. A nivel particular podemos establecer algunas medidas preventivas, pero el administrador de la finca o propietario de la vivienda debe contratar un adecuado plan de limpieza e higienización para prevenir la aparición de especies nocivas para la salud.

En general, debemos evitar los “remedios caseros”, puesto que en caso de que no se empleen correctamente pueden llegar a ser muy peligrosos para la salud o lo que es lo mismo, el empleo de productos químicos no profesionales puede causar resistencias en las plagas y contaminaciones por productos químicos.

En caso de que detectemos una plaga lo más adecuado será acudir a una empresa de servicios biocidas que serán las encargadas de establecer las medidas de control pertinentes, por ello, ANECPLA insiste en la importancia de seguir los siguientes criterios a la hora de seleccionar una empresa experta:

- La empresa tiene que estar inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas/Biocidas.

- El personal técnico debe estar en posesión del carné  o certificado de profesionalidad que le certifique como especialista.

- Los productos utilizados deben estar registrados y autorizados en la por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Para más información puedes acceder a nuestra red de 386 asociados: EMPRESAS DE CONTROL DE PLAGAS