Publicado: 5 de Mayo de 2015

Los ixodoideos (Ixodoidea) son una superfamilia de ácaros, conocidos popularmente como garrapatas. Son ectoparásitos hematófagos, que se alimentan de sangre, y son vectores de numerosas enfermedades infecciosas entre las que destacan el tifus, la enfermedad de Lyme, así como el “nuevo” virus Powassan, actualmente muy focalizado en los estados norteamericanos de New Jersey y Connecticut. Este virus provoca un tipo de encefalitis que aún no tiene tratamiento efectivo; de hecho, se diagnosticaron 8 casos con 2 víctimas mortales en 2014.

Después de los mosquitos, las garrapatas podrían considerarse como los artrópodos de mayor impacto en la salud pública. De hecho, existen diversas enfermedades ligadas o transmitidas por garrapatas cuya presencia en Europa se considera endémica y emergente. Como ejemplos más significativos cabe citar el caso de la Tularemia, tifus, la Enfermedad de Lyme, la Fiebre Botonosa o del Mediterráneo, etc.

POWASSAN: UN NUEVO VIRUS MORTAL

Cinco meses después de la muerte de una mujer del condado de Warren, el Departamento de Salud del Estado de Nueva Jersey confirmó que murió de una enfermedad transmitida por una garrapata. Su muerte, a principios de mayo de 2014, fue causada por el virus Powassan, una enfermedad tan poco común que solamente otros siete casos fueron diagnosticados en los Estados Unidos el pasado año.

La mujer, de 51 años de edad, había desarrollado síntomas como fiebre, dolor de cabeza, sarpullido y encefalitis severa.

El médico que trató a la mujer comentó “Si bien la enfermedad de Lyme rara vez es mortal, el virus Powassan es mortal en el 10 por ciento de los casos”, dijo Tom Mather, Director del Centro de Enfermedades de la Universidad de Rhode Island. "De los supervivientes, la mitad experimentará complicaciones neurológicas, como parálisis o problemas cognitivos.", “Sin embargo, es poco probable que haya garrapatas contaminadas en New Jersey”, dijo Mather. “Mientras que más de la mitad de las garrapatas adultas están infectadas con Lyme, se estima que sólo el 1 por ciento tienen el virus Powassan”, agregó.

"Para ponerlo en perspectiva, la tasa de infección de garrapatas con ese virus es muy baja", dijo Mather. “Y no se transmite de persona a persona “, concluye el experto.

Cerca de 50 casos de virus Powassan se han reportado en los Estados Unidos durante la última década. La mayoría en los bosques del norte de Minnesota, Wisconsin y Nueva York.

Los síntomas pueden aparecer de una semana a un mes después de haber sido picado por una garrapata infectada con este virus. Mientras que una garrapata infectada tiene que permanecer unida a una persona por lo menos 24 a 48 horas para transmitir la enfermedad de Lyme por ejemplo, se cree que este tiempo se reduce en el caso del virus Powassan.

Actualmente no existe un tratamiento específico para el virus Powassan. Las personas con un caso severo de la enfermedad pueden necesitar recibir asistencia respiratoria y medicación intravenosa para reducir la encefalitis.

GARRAPATAS Y MASCOTAS

En general, la inmensa mayoría de las garrapatas viven en la naturaleza, no en el interior de edificios, y abundan allí donde viven sus hospedadores preferidos. En general se las encuentra sobre todo alrededor de zonas de bosques y praderas. Pero también pueden abundar en parques y jardines cerca de las ciudades.

Con muy pocas excepciones, las garrapatas no son capaces de sobrevivir reproduciéndose en las ciudades o dentro de las casas, donde pueden llegar prendidas a una mascota. Pero nadie puede asegurar que no puedan poner huevos en algún rincón de la casa, o del jardín.

La especie más común en Europa, Rhipicephalus sanguineus, que tiene a los perros como huésped preferido, puede completar todo el ciclo biológico sobre dicho hospedador, y también puede instalarse al interior de edificios, especialmente donde viven numerosos perros (perreras, pensiones, criaderos).

PREVENCIÓN Y CONTROL DE PLAGAS

Agustín Estrada, catedrático de enfermedades parasitarias de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, señala que las garrapatas están presentes en toda España hasta altitudes de entre 900 y 1.000 metros y son abundantes en parte de la cornisa cantábrica, además del sur. “Cada vez son más abundantes, con los problemas de salud pública y animal que pueden traer”, advierte el catedrático. Así, ha recomendado a la Administración sanitaria que “realice estudios sobre qué tenemos, dónde lo tenemos y por qué está ahí, que informe sin alarmismos y que forme a la ciudadanía sobre las medidas a tomar para prevenir y erradicarlas.”

Estrada ha señalado que estos artrópodos transmiten la enfermedad de Lyme, la fiebre hemorrágica de Crimea y la ricketsiosis, ocasionando "cientos de casos al año" en España, lo que constituye "un problema de salud pública, aunque no son procesos mortales", ha matizado.

Solo en Europa las enfermedades que transmiten las garrapatas al hombre han aumentado un 300% en los últimos veinte años. La enfermedad de Lyme, el TBE, el tifus o la fiebre bovina son algunas de estas patologías de las que en España no se han conocido casos. Son enfermedades víricas muy problemáticas, que pueden llegar a ser mortales, pero al ser poco comunes en los países más desarrollados los gobiernos “no les dan mucha importancia”, apunta Estrada.

Desde ANECPLA reiteramos que solo las empresas especializadas en la gestión integral de plagas están acreditadas para realizar labores de control y eliminación de todo de tipo de plagas, y por consiguiente poder garantizar la minimización de riesgos para la salud de las personas en cualquier ámbito de su vida diaria.

Mira el listado de empresas asociadas aquí