Publicado: 28 de Abril de 2015

La Comunidad de Madrid realizará 270 inspecciones mensuales para controlar las instalaciones con riesgo de proliferación de legionella con el objetivo de proteger la salud de la población. Así de determinante es el plan de prevención que pretende realizar controles higiénicos en prácticamente las 3.490 instalaciones censadas en la región, para evitar la presencia de la bacterias. Mira a continuación todos los detalles.

En total, en la Comunidad de Madrid están censadas 3.490 instalaciones, de las que gran parte corresponde a torres de refrigeración y condensadores evaporativos, que son las principales instalaciones de riesgo, y por lo tanto, en las que recaen el mayor número de inspecciones. Un total de 80 técnicos de la Consejería de Sanidad participan en este programa de controles e inspecciones.

Serán en total, 3.250 inspecciones y 559 muestras de agua durante 2015, dentro del marco del Programa de Prevención y Control de la legionolesis que Sanidad viene realizando para minimizar la aparición de casos de esta enfermedad. Así lo anunció ayer el Consejero de Sanidad, Javier Maldonado, en la visita que él mismo realizó a una torre de refrigeración en el Centro Comercial Sanchinarro, de Madrid, para comprobar la labor que realizan de forma rutinaria los inspectores de la Dirección General de Ordenación e Inspección.

“He querido conocer de cerca el trabajo que realizan los profesionales, técnicos de salud pública, en este tipo de instalaciones de refrigeración. Un trabajo de mucho interés para la prevención y el control de la legionelosis y, por tanto, para la salud de los madrileños. Mi reconocimiento a todos los profesionales de la Consejería de Sanidad, en el ámbito de la salud pública, por su cualificación y su vocación de servicio para hacer un trabajo técnico, de manera rigurosa, que contribuye a proteger la salud de todos los madrileños”, indicó el Consejero.

Ningún brote en 2014 en la Comunidad de Madrid

Sanidad ha aumentado un 51% desde 2003 el número de inspecciones que realiza frente a la legionella, lo que ha supuesto una mejora de las instalaciones, una reducción en la incidencia de casos. Hay que destacar que en 2014 en la región no se registró ningún brote de legionella y que la Comunidad de Madrid cuenta con una tasa de 1,2 casos por cada 100.000 habitantes.

A las labores de control e inspección hay que sumar el trabajo realizado por la Comunidad de Madrid con las empresas del sector para concienciar sobre las medidas preventivas y mejorar las tareas de control frente a la legionella. En concreto, se han elaborado conjuntamente materiales divulgativos dirigidos a los titulares de torres de refrigeración, así como otras publicaciones sobre equipos que pulverizan agua, tanto para particulares como para empresas de mantenimiento.

Además, junto con la Consejería de Economía y Hacienda se ha puesto en marcha un Plan Renove con las empresas de fabricación e instalación de torres, con idea de fomentar su renovación y facilitar su protección frente a la bacteria.

La normativa obliga a los titulares de las instalaciones de riesgo que comuniquen a la administración autonómica su puesta en marcha, así como a mantener en buenas condiciones higiénicas dicha instalación de riesgo.

Bajan las muestras positivas

En 2014 se han realizado 3.371 inspecciones (entre programadas y las que han surgido a raíz de un problema sanitario), de las que 2.238 corresponden a torres de refrigeración. De éstas, 197 se efectuaron en hospitales y centros sanitarios, 692 a sistemas de agua caliente sanitaria, 118 a sistemas que pulverizan agua caliente y otras 323 a diversos dispositivos. Además, se han tomado 644 muestras de agua para su análisis, incluyendo tomas en túneles de lavado de vehículos.

En el 78% de las torres muestreadas y en el 92% de los sistemas de agua caliente no se detectó legionella, lo que significa que el porcentaje de positividad de la bacteria ha pasado de 24,2% en 2011 a 22% en 2014, lo que supone una reducción en términos absolutos de 2,2 puntos porcentuales.