Publicado: 11 de Mayo de 2015

Las cucarachas americanas también tienen personalidad. Un curioso estudio liderado por el investigador español Isaac Planas-Sitjà desvela las diferencias de comportamiento individual en ejemplares de este insecto gregario como las "Periplaneta americana". Existen en todo el mundo más de 4.500 especies de cucarachas y por lo general se asocia a estos vectores del orden Blattodea con conceptos como suciedad y basura. Quizás por este motivo puede parecer extraño que existan científicos que utilicen a las cucarachas para estudiar mecanismos tan transcendentales para los seres humanos como la toma de decisiones colectivas. 

Isaac Planas-Sitjà, un experto en ecología del comportamiento de la Universidad Libre de Bruselas (Bélgica), se dedica precisamente al estudio de los síndromes de comportamiento y personalidades dentro de un grupo de ejemplares de cucaracha americana (Periplaneta americana), con el objetivo final de mejorar la comprensión de los mecanismos de toma de decisiones colectivas.

Planas-Sitjà es el primer autor de un artículo publicado esta semana en la revista Proceedings B de la Royal Society  en el que se muestra que las cucarachas son insectos gregarios y muestran una personalidad de grupo pero que cada cucaracha en particular posee también una personalidad individual. "Son individuos independientes, a pesar de que son gregarios", resume este investigador catalán (formado en la Universitad de Girona y la Universitad de Barcelona) en una explicación recogida por la edición on line de Science.

Experimento con 304 cucarachas

Para averiguar si las cucarachas tenían personalidad individual, el equipo formado por Planas-Sitjà, Jean-Louis Deneubourg, Céline Gibon, Grégory Sempo incorporaron diminutos chips de identificación en el tórax de 304 cucarachas, de forma que podían conocer la situación y seguir los movimientos de cada uno de los individuos.

Los científicos dividieron a las cucarachas en 19 grupos de 16 individuos (todos ellos machos de unos de 4 meses de edad, para evitar distorsiones debido al género y la edad). Tres veces por semana, el equipo colocó a cada grupo en medio de una pista o recinto circular fuertemente iluminada y rodeada de barreras eléctricas para que las cucarachas no pudieran escapar. Sobre la pista de ensayo se colocaban dos discos de plástico que formaban sombras que las cucarachas debían interpretar como refugios. Cada refugio era lo suficientemente grande como para proteger a las 16 cucarachas del grupo. Por ser insectos gregarios, se podía esperar que todos los miembros del grupo se escondieran juntos.

En cada ensayo y durante un período de tres horas, los científicos midieron el tiempo que las  cucarachas individuales pasaron dentro de un refugio y cuánto tiempo invertía cada insecto en visitar cada uno de los refugios. Los resultados del experimento demostraron que, al igual que otras muchas especies, en estas cucarachas existen individuos tímidos y audaces. Las cucarachas tímidas se pusieron a cubierto en cuanto entraron en la pista de ensayo, mientras que los individuos audaces pasaron más tiempo explorando.

Como se esperaba, y a pesar de las diferencias individuales de personalidad, al final de cada experimento todos los individuos de cada grupo acabaron siempre escondidos bajo la misma sombra.

Linea de investigación

La principal línea de investigación de Isaac Planas-Sitjà es la determinación de las consecuencias a nivel colectiva producida por la variabilidad interindividual observada en un grupo de cucarachas.

"Estudios recientes nos permiten comprender los mecanismos que vinculan los comportamientos individuales y colectivos. Sin embargo, estos estudios tienen en cuenta que todos los individuos son idénticos. Mientras que esta simplificación permite una relativa concordancia entre los patrones colectivos teóricos y experimentales, un nivel de altura de desacuerdo persiste entre la teoría y la experiencia", recuerda Planas-Sitjà.

En concreto, Planas-Sitjà estudia los síndromes de comportamiento y personalidades dentro de un grupo de cucarachas americanas para mejorar nuestro entendimiento sobre los mecanismos de toma de decisiones colectivas. Los objetivos de esta investigación son "cuantificar y determinar los orígenes y consecuencias de la personalidad a nivel colectivo y entender las sinergias existentes entre los dos niveles de decisión -individual y colectiva- en el caso de la toma de decisiones colectiva y proceso de agregación", explica Planas Sitjà.

Un insecto con pocos amigos

Pese a su nombre común y científico, la cucaracha americana tiene su origen en África tropical. Es una de las cucarachas de mayor tamaño que habita en ambientes urbanos (mide hasta 40 mm). Tiene alas y cuerpo alargado de color rojizo.

Vive generalmente en áreas húmedas y con temperaturas cálidas. Se alimentan de materiales en descomposición y restos de alimentos aunque puede comer incluso restos de papeles, telas, pegamentos y jabones. 

El nombre de este insecto se debe a que los primeros ejemplares identificados como una especie diferente fueron localizados en norteamérica, donde se calcula que fue introducida en 1625.

Mira la información relacionada con la aparición de una nueva especie de cucaracha en China.