Publicado: 1 de Abril de 2015

Sabadell, Alcoy y ahora Lugo… ¿No hay barreras para la legionella? Pasadas tres semanas después de la aparición del primer caso de legionella en un residencia de ancianos de As Gándaras, todavía no se da por solucionado el problema en ninguno de los dos geriátricos de la provincia lucense en los que se localizaron los diferentes brotes. El segundo se produjo en una residencia privada de Guntín que en las últimas horas sumó la hospitalización de un trabajador, elevándose así el total de casos diagnosticados en este centro a cinco, de los que solo dos fueron dados de alta. ¿Hasta cuándo durará la alerta sanitaria?, ¿qué medidas ha tomado la Xunta?,  ¿se ha sido ágil en esta crisis? Mira a continuación algunas respuestas.

Posiblemente el próximo 1 de diciembre, si todos los análisis y cultivos dan ausencia total de la bacteria, se podría dar por finalizada la alerta sanitaria en As Gándaras y restablecer el servicio de agua caliente sanitaria, en cuyo circuito estaba localizado el agente patógeno.

Ante el prolongado período que se preveía sin agua caliente, la Xunta adoptó medidas e instaló un circuito provisional, con tuberías aéreas en As Gándaras, ante lo cual, el comité de empresa de esta residencia anunció que pedirá a la Xunta que extreme los controles en el resto de los centros de su titularidad que disponen del mismo tipo de sistema de agua caliente, un total de cinco.

Los controles diarios que se siguen realizando en este circuito parece ser que siguen detectando presencia de la bacteria. Estos podrían ser falsos positivos, es decir, restos del agente patógeno muerto.

Además, el jefe territorial de Trabajo, la directora del centro, el jefe de mantenimiento y el presidente del comité de empresa visitaron el circuito provisional de duchas, que tiene que estar sometido a vigilancia continua, por lo que se esperaba la incorporación urgente de una persona contratada en concreto para este fin.

Por su parte, en la residencia “San Salvador” de Guntín se esperan ya los resultados de los análisis realizados en el circuito de agua caliente sanitaria, donde se cree en un 99% que podría estar alojada la bacteria. En este centro también ha quedado clausurado el uso de este circuito, hasta confirmar el origen del foco y el tratamiento más adecuado.

Como ya venimos publicando de manera permanente, la Legionella no se anda con bromas. El otoño caluroso que hemos tenido provocó que se pusieran en marcha equipos de refrigeración (torres o condensadores evaporativos), sin continuar aplicándoles el mantenimiento adecuado lo que es, sencillamente, un grave peligro para la salud pública.

Y es que esta mortal bacteria se desarrolla en condiciones y lugares que para la mayoría pueden ser inauditos; por ejemplo, ¿sabías que puede reproducirse incluso en un depósito de agua de un limpiaparabrisas?. Y no digamos en los sistemas de refrigeración de transportes colectivos como el Metro de Madrid, que ha realizado inspecciones recientemente ante los indicios de Legionella detectados durante el pasado verano en algunos de los vagones.

Como vemos, la Legionella no descansa y siempre acecha. Por ello, queremos aprovechar esta publicación para informaros de la jornada que tendrá lugar en próximo 2 de diciembre en la Universidad Politécnica de Madrid “Tratamiento de la bacteria de la Legionella en inmuebles e instalaciones críticas”, mira toda la información aquí.